Oración al Comienzo del Estudio-Vida de Génesis

Esta es la oración que da comienzo al Estudio-vida de Génesis:
«¡Alabado sea el Señor por la Biblia! ¡Alabado sea el Señor por la vida, la vida divina, la vida eterna, que contiene este libro! ¡Y alabado sea el Señor por habernos brindado la oportunidad de tener un estudio-vida de Su Palabra divina con una congregación tan grande! Si Dios quiere, a partir de hoy, 6 de abril del 1974, continuaremos este estudio-vida que nos llevará por toda la Biblia, libro tras libro, cada fin de semana. Que el Señor nos conceda Su bendita presencia y Su rica unción en todo nuestro estudio»
He regresado desde el mensaje 3 para emplear algún tiempo en esta oración inicial. Quizás suene raro a muchos el hecho de que he orado esta oración, pero lo he hecho y puedo decirles que he disfrutado al Señor, lo he experimentado en la Palabra, he visto, he sido alentado, instruido y corregido; mis conceptos cambiados y mis motivaciones internas en relación con el estudiar la Palabra cambiados también. He notado con gozo que ya no es curiosidad intelectual, sino anhelo del Señor quien es tan dulce y rico; y la revelación bíblica, más que mera narración de hechos, revelación de Cristo.
En la oración encontramos la Biblia, la vida divina, eterna, contenida en las Escrituras y en este libro en particular, y luego tenemos el estudio de la misma. Noten el orden. Para mí ha sido muy revelador. Este estudio-vida es una exposición rigurosamente escritural, pero no es academicista y teológica en principio, aunque también muestra la teología más elevada. El énfasis es el disfrute de la vida divina, Quien es el Señor en nuestro espíritu: disfrutable, divino, eterno, rico y quien es todo para nosotros, nuestra salavación, nuestra luz, nuestro camino, nuestro alimento y sustento… Toda la Verdad tiene que ver con nosotros. Si es algo fuera de nosotros, sencillamente es algo que no es bíblico y según el propósito divino. Hemos de ejercitar nuestro espíritu para contactar con el Señor siempre que nos acerquemos a la Palabra, pues la Palabra recogida y escrita es Espíritu y es vida. Hay quien no se siente muy cómodo con este énfasis, pero desde mi experiencia puedo decir que al ejercitar mi espíritu al acercarme a la Escritura, en cierto sentido ha hecho que la Palabra sea nueva para mí, pues es el Espíritu quien da vida, la letra para nada aprovecha.
Yo he estudiado la Biblia varias veces siguiendo varios métodos, propios y aprendidos y puedo testificar que el Estudio-vida da en el blanco en cuanto a conocer al Señor, quien es la Verdad y quien es vida que da vida. La Verdad no es el compendio de las cosas constatablemente verdaderas, sino una persona maravillosa. Las respuestas necesarias vienen espontáneamente en forma de revelación. Lo comparto y recomiendo, hermanos.
Notas personales del Estudio-Vida de Génesis,

Esquema General y Pensamiento Central de Génesis

Estoy disfrutando mucho el Estudio-Vida de Génesis, del conocido autor cristiano  Witness Lee. Está lleno de revelación y es revelador, porque es una palabra cuyo origen es la experiencia de la vida y el disfrute del Señor y no la explicación académica de la teología. He aprendido que el esquema general del libro de Génesis es «Dios creó, Satanás corrompió, el hombre cayó y Jehová prometió salvar», un esquema que se completa con la promesa de la salvación, que es real, concreta y práctica para nosotros hoy. El esquema general del libro, así como su contenido, está gobernado por un pensamiento central, que es «Cristo es la esperanza y la salvación del hombre caído, y Dios hará que el hombre caído cumpla Su propósito por medio de Cristo». Nos encontramos, desde este primer mensaje del estudio-vida, con la escritura como el aliento de Dios, porque toda la Escritura como el aliento de Dios, significa efectivamente «Toda la Escritura», incluyendo Génesis. El Cristo eterno y preexistente, quien es el Logos divino, la Palabra viviente, habló palabras que son Espíritu y son vida y hemos de acercarnos a la Escritura ejercitando nuestro espíritu, siguiendo el principio de tomar el árbol de la vida y no el del conocimiento para que también sea vida para nosotros y no conocimiento vacío, es decir vida y no muerte.
Este libro, que es el primero que aparece en las Sagradas Escrituras, es un libro que más que un mero relato de la creación y la narración de la vida de algunos hombres notables, es una presentación de la vida divina y de cómo estos hombres vivieron con Dios para el cumplimiento de Su propósito, mediante Cristo como la esperanza y la salvación del hombre caído. Tenemos que abrirnos al Señor al enfrentar la lectura de este libro y permitir que el Señor nos ilumine y nuestro concepto sea cambiado.
Notas personales del Estudio-Vida de Génesis.