Orar-leer la Palabra de Dios

Orar es algo que todos los cristianos verdaderos hacen y conocen. Es usual y familiar para ellos. Por otro lado la Palabra de Dios es revelada por Dios mediante el Espíritu Santo a muchos hombres que escribieron (2Ti 3:16). En esto también estarían de acuerdo todos los cristianos verdaderos. Sin embargo, la oración y la Palabra como asuntos unidos no es algo tan conocido ni tan practicado por los cristianos. Aún así, muchos hombres y mujeres de Dios a lo largo de los años han testificado del beneficio cosechado al orar la Palabra. Mucha luz, nutrimento, revelación y fortaleza han tenido al recibir la Palabra con oración, al orar con la Palabra, y leer orando u orar leyendo. Muchos de estos hombres han descubierto el misterio y la clave de ser apropiadamente alimentados con la Palabra de Dios al orar con ella: El apóstol Pablo, Jean (Madame) Guyon, George Müller, Witness Lee… entre otros.

Usar la Biblia como el contenido de nuestra oración, petición y súplica al Señor es algo que decenas de miles de cristianos en la toda la tierra practican hoy y aún así ha sido una práctica relativamente olvidada desde los tiempos del apóstol Pablo y que está comenzado a ser descubierta y recuperada por muchos creyentes hoy como un tipo de oración genuina y aconsejable. No es conforme al pensamiento y lógica naturales pero es conforme al pensamiento de Dios.

La Biblia enseña de manera directa que la Palabra revelada y la oración pueden (y deben) ir juntas (ver Ef 6:17-18; Jn 15:7) y brinda ejemplos en el Antiguo Testamento de hombres de Dios que oraron con la Palabra de Dios. Al usar la Palabra de Dios la oración se fortalece, se centra y se eleva, además, al leer la Palabra de Dios con oración recibimos luz y somos alimentados espiritualmente con la Palabra, pues al orar la Palabra tocamos la esencia de la Palabra, que es Espíritu y vida (Jn 6:63). Este alimento llega a constituirse en nosotros. Esta constitución es Cristo mismo como la Palabra forjado en nosotros. Esta es la mejor manera para que crezcamos en vida (1P 2:2). En los próximos días estaremos compartiendo nuestro disfrute acerca de Orar-leer la Palabra de Dios.

Oración al Comienzo del Estudio-Vida de Génesis

Esta es la oración que da comienzo al Estudio-vida de Génesis:
«¡Alabado sea el Señor por la Biblia! ¡Alabado sea el Señor por la vida, la vida divina, la vida eterna, que contiene este libro! ¡Y alabado sea el Señor por habernos brindado la oportunidad de tener un estudio-vida de Su Palabra divina con una congregación tan grande! Si Dios quiere, a partir de hoy, 6 de abril del 1974, continuaremos este estudio-vida que nos llevará por toda la Biblia, libro tras libro, cada fin de semana. Que el Señor nos conceda Su bendita presencia y Su rica unción en todo nuestro estudio»
He regresado desde el mensaje 3 para emplear algún tiempo en esta oración inicial. Quizás suene raro a muchos el hecho de que he orado esta oración, pero lo he hecho y puedo decirles que he disfrutado al Señor, lo he experimentado en la Palabra, he visto, he sido alentado, instruido y corregido; mis conceptos cambiados y mis motivaciones internas en relación con el estudiar la Palabra cambiados también. He notado con gozo que ya no es curiosidad intelectual, sino anhelo del Señor quien es tan dulce y rico; y la revelación bíblica, más que mera narración de hechos, revelación de Cristo.
En la oración encontramos la Biblia, la vida divina, eterna, contenida en las Escrituras y en este libro en particular, y luego tenemos el estudio de la misma. Noten el orden. Para mí ha sido muy revelador. Este estudio-vida es una exposición rigurosamente escritural, pero no es academicista y teológica en principio, aunque también muestra la teología más elevada. El énfasis es el disfrute de la vida divina, Quien es el Señor en nuestro espíritu: disfrutable, divino, eterno, rico y quien es todo para nosotros, nuestra salavación, nuestra luz, nuestro camino, nuestro alimento y sustento… Toda la Verdad tiene que ver con nosotros. Si es algo fuera de nosotros, sencillamente es algo que no es bíblico y según el propósito divino. Hemos de ejercitar nuestro espíritu para contactar con el Señor siempre que nos acerquemos a la Palabra, pues la Palabra recogida y escrita es Espíritu y es vida. Hay quien no se siente muy cómodo con este énfasis, pero desde mi experiencia puedo decir que al ejercitar mi espíritu al acercarme a la Escritura, en cierto sentido ha hecho que la Palabra sea nueva para mí, pues es el Espíritu quien da vida, la letra para nada aprovecha.
Yo he estudiado la Biblia varias veces siguiendo varios métodos, propios y aprendidos y puedo testificar que el Estudio-vida da en el blanco en cuanto a conocer al Señor, quien es la Verdad y quien es vida que da vida. La Verdad no es el compendio de las cosas constatablemente verdaderas, sino una persona maravillosa. Las respuestas necesarias vienen espontáneamente en forma de revelación. Lo comparto y recomiendo, hermanos.
Notas personales del Estudio-Vida de Génesis,