La cubierta del arca del testimonio representa a Cristo

La cubierta del arca representa a Cristo

El Cristo que pastorea es el Cristo que resplandece y está entronizado entre los querubines (Sal 80:1) es el mismo Cristo que mora en nuestro espíritu. Este Cristo maravilloso está representado por la cubierta del arca, que es equivalente al trono de la gracia donde Dios nos otorga la gracia. El lugar de la propiciación, que es el propiciatorio, la cubierta del arca, representa a Cristo. Debemos tener la visión de que todos los muebles del tabernáculo apuntan a Cristo, y que Cristo es la realidad de todos ellos en Su Persona y Su obra.

  • Cristo es la cubierta de la justa ley de Dios.
  • Cristo es el lugar donde Dios se reúne con Su pueblo (Éxodo 25:22).
  • Cristo es el lugar donde Dios habla con Su pueblo.
  • Cristo es el trono de la gracia de Dios.

Según Romanos 3:25 «Dios ha presentado (a Cristo Jesús) como propiciatorio por medio de la fe en Su sangre, para la demostración de Su justicia, a causa de haber pasado por alto, en Su paciencia, los pecados pasados». De acuerdo con Hebreos 4:16 podemos acercarnos «confiadamente al trono de la gracia, para recibir misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro». Cuando nos acercamos a Cristo nos acercamos al trono de la gracia. ¡Qué gran Cristo tenemos! El trono de la gracia está en el Lugar Santísimo pues es la cubierta del arca. Este lugar increíble es Cristo mismo.

La propiciación es más que un acto

Toda la expiación, que propicia o permite la satisfacción de la justicia y gloria divinas para restaurar nuestra relación con Dios, se realizaba sobre la cubierta del arca, rociando allí sangre de los sacrificios que se hacían en el atrio (Levítico 16:14-16). Allí el sumo sacerdote accedía una vez al año, en representación de la totalidad del pueblo de Dios. Esto cubría los pecados de todos, acercaba Dios al hombre y el hombre a Dios y hacía la paz entre ellos. Este acto ritual antiguotestamentario es real solamente en Cristo. Prefigura claramente a Cristo como Cordero de Dios que quita el pecado del mundo (Juan 1:29). Esta propiciación es un acto, un procedimiento, pero aún más, es Cristo mismo como el lugar y la esfera donde hoy Dios y nosotros nos reunimos, tenemos comunión con Dios y tenemos paz con Dios.

Leamos Hebreos 10:19-22: «Así que, hermanos, teniendo firme confianza para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesús, entrada que El inauguró para nosotros como camino nuevo y vivo a través del velo, esto es, de Su carne, y teniendo un gran Sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos al Lugar Santísimo con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia con la aspersión de la sangre, y lavados los cuerpos con agua pura».

En Hebreo 4:16 Pablo nos comparte la revelación de la cubierta propiciatoria como el trono de la gracia. Así que la cubierta expiatoria es Cristo y es el trono de la gracia, y en Hebreos 10 tenemos que la sangre de Jesús es la sangre vigente y permanente. ¿No es esto maravilloso? El arca es Cristo incluyendo la cubierta. No debemos separar nunca el arca de Cristo

La cubierta del arca era de oro puro y contaba con dos querubines

El arca estaba hecha de madera de acacia recubierta completamente de oro pero la cubierta era de oro puro. Esto es significativo. Representa la naturaleza divina y pura de Cristo.

Referencia:

Estudio-vida de Éxodo,

Disponible en Living Stream Ministry.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s