¡Habiendo sido reconciliados con Dios ahora tenemos acceso al Padre en el Espíritu para disfrutarlo!

El Dios Triuno está obrando y operando en el hombre para ganarlo. ¡Dios el Padre vino en Dios el Hijo para reconciliarnos consigo mismo y ahora tenemos acceso al Padre en el Espíritu! ¡MEDIANTE Dios el Hijo, (Quien es el Realizador, el medio), y EN Dios el Espíritu (Quien es el Ejecutor, la aplicación), tenemos acceso a Dios el Padre (Quien es el Originador, la fuente) para disfrutarlo! La intención de Dios no se limita a reconciliarnos con Él, ni siquiera se limita a reconciliar a los judíos con los gentiles dentro de un Cuerpo mediante Su muerte en la cruz. ¡No! ¡Dios quiere más! Él quiere que el hombre vengaacceda a Dios el Padre PARA disfrutarlo en el Espíritu. Esto está revelado en Efesios 2:16-18:
Y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo Cuerpo, habiendo dado muerte en ella a la enemistad. Y vino y anunció la paz como evangelio a vosotros que estabais lejos; y también paz a los que estaban cerca; porque por medio de Él los unos y los otros tenemos acceso en un mismo Espíritu al Padre.

Leer artículo completo

La Línea Central de la Biblia: ¡El Dios Triuno! ¡Nuestro Dios es Uno y aún así es Tres, Él es Triuno!

  • Nuestro Dios existe por Sí mismo y por siempre (Ex 3:14). Él es el gran YO SOY, el verbo SER. ¡Él no necesita que nada ni nadie lo sostenga, que lo apoye o lo ayude en Su existencia! ¡Dios simplemente ES!
  • Nuestro Dios ES UNO por la eternidad. Nuestro Dios es UNO eternamente, para siempre (1Co 8:4Is 45:5Sal 86:10). Sólo hay UN Dios. ¡No hay tres dioses o más, sólo Uno! El primer atributo de Dios es la unicidad. ¡Ser un Dios!
  • Nuestro Dios es tres por la eternidad. Tres. El Padre, el Hijo y el Espíritu. ¡Nuestro Dios es Triuno! El Padre es eterno (Is 9:6), el Hijo es eterno (He 1:27:3) y el Espíritu es eterno (He 9:14). Nuestro Dios es uno con el aspecto (hipóstasis) de tres. ¡El Dios Triuno, uno y tres!
  • Los tres en la Deidad coexisten (existen simultáneamente). El Padre, el Hijo y el Espíritu no son tres modos o etapas de Dios, sino que los tres coexisten, es decir, existen al mismo tiempo (Jn 14:16-17Ef 3:14-172Co 13:14). Donde está el Padre, allí está el Hijo y el Espíritu.
  • Los tres en la Deidad son coinherentes. ¡Ellos mora el uno en el otro! Este es un concepto difícil de dilucidar ya que los seres humanos podemos coexistir pero no somos coinherentes con nadie más. Sin embargo, en Jn 14:10-11 el Señor dice claramente: “¿No crees que yo soy (estoy) en el Padre, y el Padre en mí?… Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí… ”
  • Los tres en la Trinidad Divina son distinguibles pero no separables. ¡Sí, el Padre/el Hijo/el Espíritu tienen (cada uno) funciones específicas, pero cuando uno de ellos hace algo no lo hace en Sí mismo o por Sí mismo, sino CON los demás! ¡Esta es la belleza de esto: Los Tres en la Deidad pueden distinguirse pero no pueden separarse! ¡En Su coexistencia los tres de la Deidad son distintos, pero Su coinherencia muestra que son Uno! ¡Distinguibles pero inseparables!
¿Por qué Dios es tres y uno? La razón para ser triuno es para poder impartirse en nosotros para ser nuestra vida y nuestro todo. Desde nuestra perspectiva Su triunidad es para que lo tomemos, lo experimentemos, lo disfrutemos, no para comprenderlo con nuestra mente… Leer artículo completo.