Pablo, apóstol por el mandato de Dios nuestro Salvador para que seamos salvos y herederos

En el primer versículo de cada una de cuatro epístolas anteriores, 1 y 2 Corintios, Efesios y Colosenses,  Pablo se identifica como uno que ha sido enviado, es decir, apóstol, por la voluntad de Dios. El origen del apostolado de Pablo es la voluntad de Dios. La autenticidad de su posición y función entre los santos y las iglesias proviene de la voluntad de Dios. Esto quiere decir que Pablo era apóstol porque Dios lo quiso de esta manera. En 1 Timoteo agrega que es «apóstol de Cristo Jesús por el mandato de Dios». Aquí «mandato» es una expresión consumada y definitiva de la voluntad de Dios. Cuando nosotros tenemos la voluntad de llevar algo a cabo, realizamos las disposiciones y arreglos necesarios para ello.

La voluntad de Dios era enviar a Pablo para que anunciase el evangelio, cuidase de las iglesias, completase la Palabra y la transmitiera. Con vistas a esto Él encargó a Pablo con este ministerio, le ordenó hacer algo y le mandó que lo realizase. Mandar es una manifestación mucho más detallada, completa y explicada de Su voluntad.

Dios nuestro Salvador es un título especial dado a Dios en las dos epístolas a Timoteo (1Ti 1:1; 2Ti 1:9) y en Tito (Ti 1:3). Estos son libros que están asentados sobre la salvación de Dios. Sobre esta base firme se presenta la economía neotestamentaria de Dios.

En 1Timoteo la Palabra de Dios fue manifestada a Pablo y fue proclamada por el apóstol, no según su preferencia, ni por el glamour que la acción pudiera tener, ni siquiera porque considerara que esta palabra era correcta y necesaria; tampoco por un gusto por la inmolación, el heroísmo o un mero sentido ético del deber, sino única y estrictamente por el mandato del Dios que nos salvó. Este mandato expresa la voluntad salvadora de Dios que trajo santidad, gracia y esperanza a nosotros y Cristo es nuestra santidad, nuestra gracia y nuestra esperanza.

Pablo llegó a ser apóstol de parte del Dios que salva, que nos llama de manera santa para que seamos salvos en Su gracia y no del parte del Dios de la ley, que nos demanda, que nos exige. En Su salvación recibimos la revelación de todo lo que tiene que ver con la economía neotestamentaria de Dios:

– Cristo vino a salvarnos por Su vida, por pura misericordia y longanimidad para con nosotros, estableciendo a Pablo como modelo práctico (1Ti 1:15-16).

– El deseo del Dios único, que en Su encarnación llegó a ser el único mediador para nosotros, Jesucristo, es que todos seamos salvos, hasta alcanzar el pleno conocimiento de la Verdad, porque Él fue dado en rescate suficiente por todos. Ese es el testimonio de Dios y Su economía (1Ti 2:4-6).

– Dios nos salvó y llamó con llamamiento santo. Esto no es de acuerdo a nuestras obras, sino por causa de Su economía que había planeado desde la eternidad pasada, en la gracia que es en Cristo y por la fe en Él. Cristo anuló la muerte y nos impartió la vida divina por medio del evangelio para salvarnos conforme a Su misericordia, mediante el lavamiento de la regeneración y la renovación del Espíritu Santo, derramado abundantemente en nosotros (2Ti 1:9-10; Ti 3:5-7).

– El amor infinito, indescriptible y perfecto que había en Dios para / por nosotros había sido implantado en Pablo, estaba en Pablo para nuestro beneficio, que es la salvación en Cristo Jesús con gloria eterna (2Ti 2:10).

– Cristo se entregó para comprarnos y purificarnos para que seamos Su pueblo especial, Su posesión personal, para ser constituidos como herederos conforme a la esperanza de la vida eterna (Ti 3:7).

Referencias: Estudio-vida de 1 y 2 Timoteo, Tito y Filemón, mensaje 1

4 comentarios en “Pablo, apóstol por el mandato de Dios nuestro Salvador para que seamos salvos y herederos

  1. Pingback: Pablo, apóstol por el mandato de Dios nuestro Salvador para que seamos salvos y herederos « El buen depósito

  2. Pingback: Halladas Tus Palabras

  3. Pingback: Pablo modelo práctico, Jesucristo único mediador, salvados en gracia y por fe, nosotros siendo constituidos como herederos « Halladas Tus Palabras

  4. Pingback: Pablo, modelo práctico. Jesucristo, único mediador. Nosotros, salvos y herederos | Halladas Tus Palabras

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s