Lo Revelado en la Creación y Su Motivo, Propósito,Base, Medio y Proceso

Cuán rico es Dios que se revela en Su creación, basada en Su propia voluntad y beneplácito, hecha por medio de Cristo como Su Hijo y Su Palabra. Esto amplía mi visión. Aleluya. He orado y disfrutado al Señor en Génesis por primera vez. Antes me parecía un libro descomunal y solemne, pero seco. Mediante este estudio algunos velos, definitivamente han caído, y he obtenido luz.
Cuando Dios crea todo, y finalmente al hombre, a Su imagen y conforme a Su semejanza, revela Su deseo y beneplácito (Ef 1:5,9) y manifiesta Su propósito en la eternidad (Gn 1:1; 3:3), en dos aspectos: 1- Glorificar a Su Hijo (Col 1:15-19), pues en Romanos 5:14 vemos que Adán prefiguraba a Cristo y manifestarse a Sí mismo (Dios) a través de la misma creación. Dios es manifestado en el hombre, particularmente por medio de Cristo Su Hijo. Cristo es la corporificación de Dios (Col. 2:9). Cuando Cristo es glorificado en el hombre en medio de la creación, Dios también es manifestado. Si leemos la Biblia con atención, veremos que los cielos existen por causa de la tierra y ésta existe para el hombre y el hombre para Dios Dios (Zac 12:1). Creó al hombre como entidad corporativa para que lo contuviera a El, lo expresara y lo glorificara.
La base de la creación es la voluntad y el plan de Dios (Ef. 1:10). Todo fue creado conforme a Su voluntad (Ap 4:11) y a partir de Su voluntad formuló un plan dentro del cual creó.
De igual manera Dios creó todo mediante Cristo como Su Hijo (Col. 1:15-16; He. 1:2b) y Su Palabra (He. 11:3; Jn. 1:1-3) y en cierto sentido, en Cristo. Cristo es el eje que sostiene todas las cosas (Heb 1:3; Col 1:17) para Su gloria, para Su Cuerpo. Estamos sostenidos sobre este universo. Además, los cielos y todas sus huestes y ángeles fueron creados primero. La tierra, probablemente con algunos seres vivos, fue creada en segundo lugar (Job 38:4-7).
«En el principio» (Gn 1:1; Jn 1:1) se emplea de dos maneras. «El principio» del evangelio es anterior, en la eternidad, sin comienzo, mientras que en Génesis es el principio del tiempo. En el principio de la creación, «Dios» está en plural y el verbo «creó» en singular, lo cual es muy interesante. A mí por mucho tiempo me intranquilizó esta aparente discordancia. Aqui se nos muestra muy claramente que Dios es uno pero a la vez es tres, ambas cosas al mismo tiempo y sin excluirse mutuamente. Aqui tenemos el génesis de la revelación de la Trinidad. En el v.26 Él se llama a sí mismo «nosotros» (en sujeto omitido).
Génesis 1 y 2 usa tres verbos distintos acerca de la creación y la restauración: crear (traer algo a la existencia, de la nada), hacer (algo que ya existe para producir algo distinto) y formar. Dios no creó la luz el primer día, ni la tierra en el tercero, porque la luz ya existía y la tierra estaba sepultada bajo las aguas. En el primer día Dios no creó, mandó. En cuanto al tercer verbo mencionado: Formar (un cuerpo físico al hombre). La obra de creación de Dios se encuentra en el v.1 y Su obra de restauración empieza en el v.3.
Por último, he visto más claramente que la creación demuestra la existencia de Dios y declara Su gloria (Sal. 19:1-2) y la última frase del mensaje realmente me impresionó: «Aunque el poder divino y la Deidad son invisibles, el hombre puede entenderlos mediante las cosas hechas. El hombre puede entender y no tiene excusa (Ro. 1:20). Considere la creación; ¿cómo podría uno decir que Dios no existe?».
Notas personales del Estudio-Vida de Génesis, mensaje 1.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s