La Causa y el Propósito de la Rebelión de Satanás

En el mensaje 2 del estudio-Vida de Génesis por Witness Lee no hay una presentación del tema desde la teología sistemática, sino desde la perspectiva de disfrute que tiene el creyente de Cristo. El tema de la rebelión de Satanás no es objetivo y ajeno a nosotros. Hemos de comprender las consecuencias para la creación de esa rebelión. Como todos los mensajes, éste está profundamente arraigado en las Escrituras, por tanto es una presentación de las mismas muy fiel y exhaustiva, enfatizando, no sólo el que aprendamos algo con nuestra mente, sino (y principalmente) que tengamos revelación y seamos edificados. Es una palabra de revelación para que el Señor y Su propósito nos sean revelados.
He aprendido que Satanás no fue creado por Dios en maldad (Ez 28:15) y además (Satanás) tenía un lugar privilegiado en la creación. Él era el querubín ungido de Dios; el más cercano de Dios. Tenía el reinado y el sacerdocio, la misma posición que los redimidos de Dios tendremos para siempre (Ap. 5:9-10; 20:4-6). Dios nos ha escogido como Sus sacerdotes y reyes, para que asumamos la posición y el oficio que tenía Satanás, lo avergoncemos y glorifiquemos a Dios.
Satanás se rebeló contra Dios por el orgullo de su corazón (Ez 28:12, 17). Era «el sello de la perfección»; contempló su belleza y resplandor y se corrompió.
Poner los ojos en lo que Dios ha hecho por nosotros y olvidarnos de Dios mismo siempre nos incita a enorgullecernos. El apóstol nunca permitía que un “recién convertido” fuese puesto como anciano de la iglesia, “no sea que cegado por el orgullo, caiga en la condenación del diablo” (1 Ti. 3:6) y aún él mismo era consciente del peligro respecto a sí mismo (2 Co. 12:7). El diablo puede usar las virtudes, cualidades naturales y los dones espirituales para volvernos orgullosos. Satanás se exaltó, pero el Señor Jesús “se humilló a Sí mismo” (Fil. 2:8). Por tanto, el Señor venció a Satanás, y éste no tenía nada en Él (Jn. 14:30).
El propósito de la rebelión de Satanás era ser igual a Dios. Cinco veces Satanás se refiere a sí mismo en el momento de la rebelión. “[Yo] subiré … levantaré mi trono … en el monte del testimonio me sentaré … sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo” (Is 14:13-14).
La causa de todas las rebeliones en la Biblia es la ambición de una posición: Babel (Gn. 11:4), Datán, Abiram y los doscientos cincuenta príncipes israelitas (Nm. 16:1-3) y la de Absalón (2 S. 15:10-12). Su causa fue la maligna ambición de obtener una posición. Sin embargo, el Señor Jesús “se despojó a Sí mismo, tomando forma de esclavo … por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre” (Fil. 2:7, 9).
Notas personales del Estudio-Vida de Génesis, mensaje 2

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s