El evangelio de Pablo está contenido en Mateo, Lucas, Marcos y Juan y va más allá

El evangelio de Pablo (Ro 16:25) que proclama a Jesucristo, según la revelación dada por Dios a él y que estaba en silencio desde tiempos eternos, ha sido dado a conocer a nosotros en esta era y completado por medio del apóstol. Este evangelio incluye todos los aspectos incluidos en Mateo, Marcos, Lucas y Juan.
En Mateo podemos ver temas tales como el Reino, los ciudadanos del Reino, Jesucristo como el Salvador-Rey, venido para introducir a los creyentes en Dios para ser ciudadanos del Reino de los cielos (Ap 1:9), para ellos comisionó a Sus discípulos a salir y hacer discípulos a todas las naciones bautizándolas en el nombre del padre, y del Hijo y del Espíritu Santo (Mt 28:19), con la autoridad del Rey celestial (Mt 28:18) para que las personas salgan del mundo y sean introducidas en el Espíritu Santo, la realidad del Dios Triuno (1Co 12.13) para ser ciudadanos del Reino.
En Marcos vemos al Señor revelado como el Salvador-Esclavo mandando a los creyentes que salgan a proclamar el evangelio a toda creación (Mr 16:15) para redimir y salvar a los hombres (el centro de la creación) de la vanidad y la esclavitud de la corrupción para venir a disfrutar de la libertad de Su gloria, dentro de la nueva creación (Mr 10:45). En este libro el evangelio predicado hace que las personas de la vieja creación sean constituidas como los miembros de la nueva creación. Aquí el Señor nos sirve al redimirnos y salvarnos para ser devueltos a Dios. En este libro vemos la creación caída, como situación grupal y colectiva.
En Lucas vemos al Señor como el Salvador-hombre. Este hombre perfecto cumple la obra redentora de Dios, como hombre, por medio de Su muerte y resurrección y envía a los discípulos que proclamen a todas las naciones, en Su nombre, el arrepentimiento para el perdón de los pecados para que los hombres caídos sean redimidos y regresen al camino de la paz para disfrutar de la bendición de Dios, preparada de antemano por Él conforme a Su economía eterna (Lc 24:46-47; 1:77-79). En Lucas vemos a los hombres caídos necesitados de la redención de Dios para regresar a la senda de paz.
En Juan vemos la mezcla del Dios Triuno con los creyentes para producir el Cuerpo de Cristo (Jn 20:3). Somos los miembros de Cristo como somos pámpanos en la vid y debemos llevar fruto para la edificación del Cuerpo (Jn 15:16).

Pablo va más allá y su evangelio constituye el evangelio básico. En las epístolas y ministerio de Pablo vemos que la edificación del Cuerpo es el aumento de Cristo y Su expresión. Ambos aspectos alcanzarán Su consumación en la Nueva Jerusalén (Ro 14:17, 8:10, 6, 11, 12:4-5; Ga 5:21, 3:14, 28, 4:19, 6:10, 16; 3:2, 5, 14; Ef 1:3, 7, 1:22-23; 1Co 15:45; 2Co 3:17).

Hoy el evangelio de Dios, la verdad de Dios, Su plan, Su administración, es decir, Su economía ha sido desvelada al hombre. Ya no está en silencio, sino que es conocido. ¡Aleluya! Hoy el Reino está en nosotros y entre nosotros. La expresión y la esfera del Reino es Su iglesia. Amamos la iglesia y necesitamos experimentar Su iglesia, conocerla. ¡Necesitamos abrirnos al Señor para que Él nos revele Su iglesia y la realidad de Su Cuerpo, para ser verdaderamente uno con Él y con el apóstol!

¡Señor, abre nuestros ojos para que veamos la realidad intrínseca de tu iglesia! ¡Anhelamos conocer Tu Cuerpo! ¡Señor, no permitas que estemos estancados sino que vayamos adelante contigo! ¡Gracias por Tu Palabra viviente! ¡Gracias que Tu Palabra es Espíritu y vida! ¡Gracias por nuestra nueva ciudadanía! ¡Despiértanos Señor para seguir creciendo en Ti! ¡Queremos llegar a ser miembros funcionales de Tu Reino! ¡Enséñanos a depender de Ti y a obedecerte de manera apropiada! ¡Gracias que eres nuestro Salvador-Rey-Esclavo-Hombre-Dios, que llevas a cabo nuestra redención y salvación completa, práctica, eficaz y confiable! ¡Gracias por Tu evangelio! ¡Amén!

Lectura adicional:
– Estudio-vida de Gálatas.
– Estudio de Cristalización de la epístola a los romanos.
– Obtener el Nuevo Testamento de estudio versión recobro en español en Torrente de vida España
– Literatura cristiana gratuita en Rhema distribuidores

El Evangelio de Dios (sem 1). El total de las verdades divinas, el cumplimiento del AT y la proclamación del Señor según la revelación del misterio

Ef 1:13; Col 1:5; 1Tim 2:4, 7; 2Co 4:3; Lc 24:27, 44-46; Gn 3:15,21; Mr 1:1; Ro 10:4, 16:25-27; Mt 17:5; Col 2:2.
No debemos separar el evangelio de la Verdad. Básicamente, predicar el evangelio no es hablar de cosas, sino de que Dios desea habitar en todas las personas y regenerarlas, para que lleguen a ser miembros vivientes de Cristo, llegando así a constituir la iglesia.

Muchos tienden a pensar que a veces predicamos la Verdad y otras veces el evangelio. Predicar el evangelio consiste en hablar, presentar la Verdad, habiéndola experimentado. Hemos de conocer la Verdad. La poca propagación actual del evangelio se debe a nuestro escaso conocimiento de la Verdad.

Hemos de predicar un evangelio elevado y no frívolo. Los 4 puntos cruciales de la Biblia son: 1) La creación de Dios; 2) La caída del hombre; 3) La encarnación de Dios y 4) Su impartición.

Hemos de hacer de esto nuestro evangelio general. Sólo esto podrá impactar y llenar. Necesitamos ser diligentes para orar y estudiar la Palabra. Nuestra comisión llega a la totalidad de la Verdad.
El evangelio de Dios es el cumplimiento del Antiguo Testamento y hemos de ser iluminados con respecto a la revelación presentada en él.
De igual manera el evangelio es la proclamación de Jesucristo según la revelación del misterio. Solamente el evangelio puro, el Cristo viviente y la revelación del evangelio de Dios pueden confirmarnos y guardarnos en unidad para la vida de iglesia. Este misterio consta principalmente de 2 aspectos:

A. El misterio de Dios (Col 2:2), que es Cristo:

Cristo está en los creyentes (Col 1:26-27) como la vida de ellos y como el todo de ellos, para que sean miembros vitales (vivientes y funcionales) de Su Cuerpo y

B. el misterio de Cristo (Ef 3:4-6), que es la iglesia, como Su Cuerpo:

La iglesia ha de expresar la plenitud de Cristo (Ef 1:22-23). Así que, Cristo y la iglesia son el gran misterio (Ef 5:32).

Veamos los siguientes cuatro asuntos:

Según Romanos:

1- Nosotros los creyentes hemos sido bautizados en Cristo (6:3);

2- Cristo ha sido forjado en nosotros los ccreyentes (8:10);

3- Nosotros los creyentes nos hemos vestido del Señor Jesucristo (13:14)

4- Nosotros los ccreyentes somos edificados juntos en un solo Cuerpo (12:4-5) para expresar a Cristo.

Esta es la máxima consumación del evangelio completo de Dios: Satanás aplastado bajo los pies de los santos (Ro 16:20), la gracia de Cristo impartida a todos ellos (v.20) y la gloria es y será para Dios por la eternidad (v.27). Este misterio ha sido dado a conocer a los gentiles para la obediencia de la fe.

APUNTES COMPLEMENTARIOS:
1.El evangelio es el cumplimiento de la promesa de la simiente de la mujer que destruye la serpiente y la simiente de Abraham que trae como bendición al Espíritu… como nuestra suprema bendición, de las profecías y de los tipos, (ej de tipos: las túnicas de pieles para Adán y Eva, el sacrificio de Abel, el cordero pascual, el maná)…
Después de las promesas está la custodia de la ley. Durante esta custodia (temporal), Dios nos dio profecías para confirmar estas promesas.
Cuando vino la simiente única (Cristo), tal custodia termina. La ley, positivamente fue una custodia; negativamente fue esclavitud. Al efectuarse el cumplimiento, la función termina.
2.Nosotros los cristianos somos confirmados según el evangelio puro y completo de Dios, que incluye la enseñanza acerca de Cristo, el Cuerpo y las iglesias locales.

Disfrute de la PSAM Estudio de Cristalización del Evangelio de Dios, semana 1.
Living Stream Ministry