Nuestro espíritu es vida pues fue regenerado por el Espíritu de Dios

En Romanos 8:2 podemos leer:

«Porque la ley del Espíritu de vida me ha librado en Cristo Jesús de la ley del pecado y de la muerte.”

Esta vida, la vida espiritual…

…revelada en este capítulo de Romanos, tiene cuatro aspectos:

  1. La vida divina en el Espíritu (v.2); que llegó a ser
  2. la vida en nuestro espíritu cuando fuimos regenerados (v.10); de nuestro espíritu satura nuestra mente para la transformación de nuestra alma y llegar a ser
  3. la vida de nuestra alma (v. 6); gradualmente impregnará nuestro cuerpo hasta ser
  4. la vida de nuestro cuerpo (v.11) para completar en la redención del cuerpo (v.23), su transfiguración (Fil 3:21).

Esta vida que fluye es un fluir maravilloso, a menudo oculto de nuestros ojos. Aquí la vida divina, contenida en el Espíritu, fluyó hasta nuestro espíritu humano para vivificarlo, mediante la regeneración de nuestro espíritu, siendo vida en nuestro espíritu. De allí sigue adelante hacia nuestra alma, que incluye las partes o funciones de los sentimientos / emociones, la voluntad y la mente.

Nuestra alma es transformada gradualmente y nuestra mente es renovada en virtud de esa misma vida, en un proceso que también implica la santificación de nuestro ser. Finalmente, siguiendo la ruta revelada a Pablo y que él nos trasmite, llega a ser vida para nuestro cuerpo, hasta la transfiguración o glorificación, del mismo. Esta vida divina, que estaba sólo en Dios, vino a nosotros para vivificarnos y de este modo, salvarnos de una manera completa, desde la regeneración de nuestro espíritu hasta la glorificación de nuestro cuerpo.

En el versículo 10 dice:

“Pero si Cristo está en vosotros, aunque el cuerpo está muerto a causa del pecado, el espíritu es vida a causa de la justicia.”

Esto no se refiere al Espíritu de Dios, porque aquí el “espíritu” es vida sólo con la condición de que Cristo esté en nosotros, con lo cual es nuestro espíritu humano, vivificado sólo mediante su regeneración con el Espíritu de vida de Dios (v.2). El Espíritu de Dios es vida incondicionalmente. Él simplemente es vida.

Por otro lado, nuestro espíritu regenerado NO SÓLO ha recibido la vida en él, NO SÓLO ha sido vivificado (que también), sino que también ha llegado a ser vida. Esto sólo se explica por el hecho de que ambos, el Espíritu de vida de Dios y nuestro espíritu, aunque seguimos distinguiéndolos, en la práctica han sido hecho uno (1Co 6:17). Esta es una unión orgánica y no simbólica. Lo vemos en los pámpanos y la vid (Jn 15:4-5). La relación entre la vida y sus pámpanos no es alegórica, sino orgánica. Tiene que ver con la vida.

«El Señor como Espíritu se mezcla con nuestro espíritu. Nuestro espíritu fue regenerado por el Espíritu de Dios (Jn. 3:6), el cual ahora está en nosotros (v. 19) y es uno con nuestro espíritu (Ro. 8:16). Esta es la manera en que el Señor, quien se hizo el Espíritu vivificante por medio de la resurrección (15:45; 2 Co 3:17) y Quien está ahora con nuestro espíritu (2 Ti 4:22), es hecho real para nosotros. En las epístolas de Pablo, por ejemplo en Romanos 8:4-6, frecuentemente se hace referencia a este espíritu mezclado.»

En Romanos 8:6 encontramos:

Porque la mente puesta en la carne es muerte, pero la mente puesta en el espíritu es vida y paz. La mente puesta en la carne es literalmente la mente de la carne. Veamos: La mente dirige el alma. El alma es nuestra personalidad. La mente representa lo que somos. En este capítulo la mente es neutral entre el espíritu regenerado y mezclado y el cuerpo caído, la carne.

La mente puede colocarnos en el espíritu o en la carne según vemos en este capítulo y en el anterior. Si nuestra mente depende de nuestro espíritu y le síguenos introducirá en el espíritu y en el disfrute de Dios al disfrutar el Espíritu divino, actuando entonces la ley del Espíritu de vida. Por el contrario, nos meterá en la carne y en la enemistad con Dios.

El resultado aquí es vida (Ro. 5:10, 17, 18, 21) y paz (Ro. 1:7; 5:1; 14:17; 16:20) porque no hay desacuerdo o discrepancias entre nosotros y Dios, ya que nuestro exterior y nuestro interior armonizan. El resultado de que nuestra mente dependa y se adhiera a la carne, siendo carne, es la muerte. Nos sentimos -y estamos- separados de Dios y Su disfrute. Que la sensación de muerte nos advierta de la separación con Dios, no importa quiénes seamos, lo que hagamos y en el lugar en que estemos.

Ahora, la mente puesta en el espíritu es literalmente la mente del espíritu. Equivale a ocuparse de los asuntos del Espíritu (v. 5).  El v. 6 y los vs 7-13 muestran que hoy en día Cristo no sólo es la vida de Dios en el Espíritu divino (v. 2), sino que además mora en Su pueblo, ya que el Espíritu de vida de Dios ha llegado a ser el Espíritu que mora en nosotros. En estos dos aspectos este Espíritu es Cristo.

La adoración y el vivir que son propios del pueblo redimido por Dios

La revelación que tenemos en las Escrituras es progresiva hasta el completamiento con el libro de Apocalipsis. En Génesis vemos la creación del hombre y su caída. Éxodo nos muestra la salvación de Dios y la edificación de Su morada. En Levítico encontramos la adoración y el vivir que son propios del pueblo redimido por Dios. En Éxodo 19:1, cuando el pueblo estuvo con Dios alrededor de once meses en el monte Sinaí (Ex 19:1), Dios los adiestró en cuanto a adorar y participar de Él para que pudieran disfrutarle y llevaran una vida santa, limpia y gozosa. En el libro de Levíticos vemos tres asuntos: El tabernáculo, las ofrendas y los sacerdotes. A través de ellos, el pueblo redimido puede tener comunión con Dios, servir a Dios, llevando una vida santa en una posición de santidad. Esta vida santa de los redimidos expresa a Dios.

Cristo como el todo del pueblo de Dios

Todas las cosas, elementos, asuntos, hechos y personas en el Antiguo Testamento son sombras, figuras, símbolos, representaciones y tipos de la realidad que tenemos en el Nuevo testamento y la experiencia neotestamentaria de Dios. Cristo lo es todo en la comunión, el servicio y la vida del pueblo de Dios.

El significado espiritual y la realidad de la adoración que encontramos en Levíticos es que el pueblo de Dios, redimido por la sangre derramada por Cristo como ofrenda única y efectiva permanentemente, tiene contacto con Dios al disfrutarle, juntamente con Dios, y los unos con los otros, como nuestra porción común (ref: Jn 4:24 y las notas), lo que produce un vivir santo.

Cristo es el alimento del sacerdote del Nuevo testamento, es Su vestimenta y es Su morada. Cristo como nuestro alimento nos sustenta, es nuestro suministro diario. Como vestimenta, nos cubre, protege y constituye el símbolo externo de lo que somos en Él. Como nuestra morada es nuestra casa, nuestra familia. Él es el sitio de nuestra morada eterna, que está siendo edificada hoy.

Cristo como nuestro alimento

Cristo es el alimento de los sacerdotes. En Levítico vemos cómo los sacerdotes comían de las ofrendas. Las ofrendas eran su sustento. Nosotros como sacerdotes hoy comemos a Cristo. Vivimos porque comemos a Cristo (Jn 6:57). Él es nuestro sustento. El Señor es el pan que descendió del cielo. Él es el pan que da vida. Quien coma de ese pan vivirá eternamente (Jn 6:58). Esta es la dieta de todo sacerdote apropiado. Ese Pan es el Espíritu hoy, que da vida a través de Su hablar, Su Palabra (Jn 6:63), que es dulce y agradable, y produce gozo y alegría (Jer 15:16).

Cristo como todas las ofrendas

Cristo sustituye todas las ofrendas antiguotestamentarias consigo mismo. Ellas quedan todas eliminadas y Él viene a ser el todo para nosotros (He 10:5-10).

Cristo nuestra vestimenta

Así como Cristo se puede comer. Él está disponible y es el Pan de vida como el Espíritu. También es nuestra vestimenta. Debemos abrirnos a Él y comerlo, contactándolo y disfrutándolo en nuestro espíritu. Cristo está en nuestro interior. Es nuestro contenido real. Él ha sido introducido en nosotros. ¡Cristo en nosotros, aleluya!

Así también Él nuestro vestido, nuestro exterior. Gálatas 3:27 nos muestra  que hemos sido introducidos, es decir, bautizados en Cristo. Entramos en Cristo al creer (Jn 3:16) y por medio del bautismo hemos sido colocados en Él. Por la fe y el bautismo hemos entrado en Cristo. ¡Nosotros en Cristo, aleluya!

Cuando estamos en Cristo, estamos revestidos de Él e identificados con Él. En nuestro bautismo somos introducidos en Su nombre (Mt 28:19), en Su persona viviente (Ga 3:27), en Su muerte (Ro 6:3) y en Su Cuerpo (1Co 12:13). Esta es una introducción única en esencia (en Cristo) y cuádruple en función y efecto (En Su nombre/Persona viviente/muerte/Cuerpo). ¡Es maravilloso!

Vestirse de Cristo es vivir por Cristo (Ro 13:14; Ef 4:24; Col 3:10) y así magnificar a Cristo (Fil 1:20), expresándolo en nuestro vivir (Fil 1:21).

Cristo nuestra morada

Vemos que en el Antiguo Testamento las vestimentas sacerdotales eran del mismo material que el tabernáculo. ¡Estaban hechas de lo mismo que el tabernáculo! El material de las cortinas, el velo y el lienzo a la entrada del tabernáculo consistía el hilos de varios colores y lino fino torcido… igual que las vestiduras (Ex 26:1, 5-6, 31, 36, 28:8). Otro materiales como el oro y las piedras preciosas formaban parte de las vestiduras.

El tabernáculo era las vestimentas. Los mismos materiales. Ellos estaban vestidos del tabernáculo. ¡Esto es importante e impactante! En el Nuevo Testamento los creyentes que son los sacerdotes moran en Cristo y la iglesia.

“El nuevo hombre es el Cuerpo de Cristo, y vestirse del nuevo hombre significa vestirse de Cristo como Cuerpo, lo cual equivale a estar vestido del Cuerpo; en otras palabras, debemos “vestirnos” del Cuerpo. El Cuerpo es nuestra vestimenta y nuestra cubierta (Ef 4:22-24; 2:15-16).»

_____________________________

Ref:
  • La palabra santa para el avivamiento matutino, titulada “El recobro del sacerdocio con miras al edificio de Dios″, semana 3: “Cristo como alimento, vestimenta y morada de los sacerdotes”
  • Estudio-vida de Éxodo, págs 118-119
  • El sacerdocio, disponible para leer online aquí
  • The Priesthood and God’s Building caps 9-10
  • The Collected Works of Witness Lee, tomo 2, “Functioning in Life as Gifts Given to the Body of Christ, caps 7