En la iglesia, el Tabernáculo de hoy, nos reunimos con Dios para recibir Su hablar

En Levítico, Dios habló a Israel, sin embargo, no habló desde el cielo o desde el monte, habló en el Tabernáculo. Levítico es una crónica del hablar de Dios. Dios habla. En el Tabernáculo, Dios habla. ¿A quién habla Dios? Dios habla a Su pueblo redimido (He 1:1, Lv 1:1, 27:34). Dios está profundamente interesado en hablar, en expresarse y en llegar a ser nuestra expresión.

Dios habla 

Él siempre ha hablado, de varias maneras, aún antes de hablar en el Tabernáculo, el lugar escogido por Dios para establecer Su Habitación. Su pueblo se reúne para recibir el hablar de Dios. Su hablar incluye Su dirección, Su guiar, Sus mandamientos, Su adiestrar, Su consolar… Recibir el hablar de Dios es recibir la revelación divina, Su pastoreo, Su protección y hasta Su misma Presencia…, y muestra nuestra unión con Dios en el cumplimiento de Su propósito.

En éxodo 19:1 el pueblo fue adiestrado por Dios en cuanto a participar de Él para llevar una vida santa. Más adelante en 27:20 Dios, en Su hablar a Moisés acerca de la manera apropiada de adorarlo en el Tabernáculo, mediante los sacerdotes y con las ofrendas, instruye a Su pueblo con respecto a hacer arder las lámparas.

El Tabernáculo, las lámparas y la luz que asciende

El tabernáculo (Lv 1:1), que es la Tienda de Reunión, es el lugar donde Dios se reunía con Su pueblo redimido para hablarle. Es por esto que el Tabernáculo es un tipo de la iglesia. Allí las lámparas, sobre el candelero, debían arder, en el Lugar Santo. Los sacerdotes debían cuidar de las lámparas en el sentido en que éstas debía iluminar y ellos debían estar pendientes de todos los asuntos correspondientes. La iluminación provista por las lámparas es la manera apropiada de reunirnos. Todo cuanto hagamos en la reunión, orar, cantar, alabar o profetizar, debe hacer que las lámparas alumbren (Ex 27:21).

El Tabernáculo es un tipo de la iglesia, donde nos reunimos con Dios. Las lámparas son un tipo de nuestro espíritu. La luz que asciende (lo traducido “hacer arder” es literalmente “que la luz ascienda») es nuestra expresión de Cristo, cuando Cristo nos llena, nos satura, aún nos constituye y rebosa de nosotros. Esta luz que asciende es Dios mismo expresado en nosotros.

El candelero es una representación de Cristo como la corporificación del Dios Triuno. Era hecho de oro puro, de una pieza, labrado a martillo (Ex 25:31). Los pábilos, sin embargo, provenían de la vida vegetal y para arder debían estar saturados de aceite. Los pábilos representan la humanidad elevada de Cristo, que arde con el aceite divino para irradiar la luz divina.

Así que hasta ahora tenemos 3 elementos: El Tabernáculo que representa a la iglesia en que allí Dios se reúne con Su pueblo, las lámparas (con el candelero y sus elementos: Pábilo y aceite) y la luz que de ellas asciende, representando el hablar de Dios, el fluir de Dios, la expresión de Dios y el resultado de nuestra experiencia de Dios. 

Lámparas encendidas

Para que las lámparas permanezcan encendidas se necesitan dos cosas: Combustible y cuidado sacerdotal. El trabajo de encender la lámparas era una cosa santa hecho por personas santas. Como creyentes debemos permanecer en nuestro espíritu regenerado, donde mora Dios, Quien es Espíritu (Jn 5:7), para experimentarlo y servirle de manera apropiada, sirviendo en adoración (Ro 1:9), para que haya luz.

En la iglesia

Hoy cuando nos reunimos como iglesia (el Tabernáculo de hoy), debemos reunirnos de la manera adecuada, haciendo arder las lámparas. Cuando la luz asciende, el testimonio de Dios como luz asciende. Este testimonio es Dios mismo siendo expresado y trasmitido.

______________________________________

Ref:
  • La palabra santa para el avivamiento matutino, titulado “El recobro del sacerdocio con miras al edificio de Dios”, semana 4, “Hacer arder las lámparas y quemar el incienso”
  • Estudio-vida de Éxodo, pág 1278-1280, 1268-1269
  • Estudio-vida de Éxodo, mens. 114-115

La manera apropiada en que debemos reunirnos es hacer que la luz ascienda

Los cristianos continuamente sostienen controversias en cuanto a la mejor manera de reunirse. Para ello se ha ido creando, a través de los siglos, todo un ecosistema de liturgias y tradiciones con sus argumentos y razones correspondientes. Además, existen corrientes -a veces contradictorias entre sí- acerca del modo de establecer reuniones cristianas y adorar colectivamente. La marca aquí es siempre lo que es correcto y lo que no es correcto.

Organización humana

Algunos prefieren las reuniones silenciosas, porque creen que eso es solemne y que Dios, el Altísimo, merece y quiere solemnidad, de parte de nosotros Sus criaturas. Otros prefieren las reuniones “más libres” donde se establece una espacio para que los creyentes expresen algo, con proclamaciones, aplausos…etc, de manera “más desorganizada”, porque entienden que esto le da más libertad al Espíritu para fluir. Hemos de decir que la manera apropiada de reunirse no está en las formas de las reuniones, ni en nuestro entendimiento para establecer un sistema determinado con miras a hacerlo “bien”. No existe una manera correcta de reunirse en términos de organización humana. Eso es entender las reuniones cristianas a partir de la mentalidad humana.
En 1 Corintios 14:26 Pablo establece algo, que, según los tiempos que corren, podríamos calificar de revolucionario, sin embargo, fue escrito en el siglo I, y aún está en nuestras Biblias. Veamos:

1Corintios 14:26

«Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene enseñanza, tiene revelación, tiene lengua, tiene interpretación. Hágase todo para edificación.»
El principio de la manera apropiada de reunirse el pueblo de Dios hoy como iglesia en el sitio en que vivimos, de manera cotidiana, no es una cuestión de orden exterior, sino que queda determinado por lo que somos en Cristo, lo que hacemos en Él y lo que recibimos de Él en la práctica. La reunión apropiada es aquella en la que cada creyente tiene ya algo de parte de Dios en el momento de acudir a la reunión. No importa tanto si la reunión tiene una forma u otra, si se realiza debajo de un árbol o en un edificio con columnas jónicas, lo importante está en el interior de cada creyente.
El verbo “tiene” está en presente. No dice “tendrá”. Cuando vamos a la reunión ya tenemos. Este es el énfasis. ¡Tenemos! Estrictamente según la revelación bíblica en esta porción, no debemos ir a las reuniones para allí encontrar algo. Esta palabra -siempre en presente- aparece en cinco ocasiones en este versículo. Significa principalmente “retener, poseer, guardar (algo)”, “tener (algo) para disfrutarlo”, y “tener los medios o el poder para hacer (algo)”. Los primeros dos significados, “tener, retener  y guardar algo para nuestro disfrute” deben ser aplicados a los dos primeros puntos enumerados en el versículo: Salmo, enseñanza y revelación. El último significado, que da la noción de la posibilidad y capacidad para hacer algo, debe ser aplicado a los dos últimos, lengua e interpretación.
Cuando venimos a la reunión debemos tener algo del Señor para compartir en la reunión debemos tener un salmo para alabar a Señor, una enseñanza, como un maestro, para ministrar las riquezas de Cristo para edificar y nutrir a otros; una revelación, como un profeta (v.30) para impartir visiones del propósito eterno de Dios acerca de Cristo como misterio de Dios y acerca de la iglesia como misterio de Cristo; un lengua, como señal para os incrédulos (v.22) para que lleguen a conocer a Cristo y lo acepten; y una interpretación para hacer que lo dicho de Cristo y Su Cuerpo sea entendido. Este es el patrón neotestamentario.
Repito, el patrón compartido por el apóstol Pablo es el mejor en términos de orden, porque de ese modo cada creyente puede expresar a Dios en las reuniones, cada creyente puede funcionar, anulando la tendencia natural hacia lo clérigo-laico, sin embargo, es posible tener una reunión apropiadamente bíblica, donde todos funcionen de manera adecuada, y aún así carecer de luz. Es posible tener una reunión bíblica según 1 Corintios 14 sin luz.

Por ello…

Antes de acudir a las reuniones debemos prepararnos, disfrutándole en oración, permaneciendo en la Palabra para purificarnos con su agua (Ef 5:26), recibir al Señor en la Palabra y ser llenos de Él… etc. La preparación no es ritual, sino espiritual. Debemos ir/permanecer en nuestro espíritu para allí ministrar al Señor con el objetivo de poder ministrarlo Él a los demás. La reunión es una esfera en la que nosotros entregamos Cristo y recibimos Cristo de los demás. Es un ámbito en el que la comunión se basa en la experiencia que los creyentes han tenido de Cristo y la manera en que lo ministran mediante profecía (no predictiva sino hablar de parte de Dios), salmos…
Según el contexto y el contenido de esta porción en 1 Corintios, una vez que lleguemos a la reunión, como hemos comentado antes, no debemos esperar ser inspirados, sino que debemos ejercitar nuestro espíritu para presentar con una mente sobria aquello que el Señor nos ha dado, para Su gloria y manifestación, y beneficio de los asistentes, para que sean iluminados.
Esto es brillar; emitir luz. Brillar es el resultado de nuestro disfrute y experiencia de Cristo, para que Él sea expresado en nosotros, para estar vestidos de Él. Debemos brillar expresando a Dios de esta manera. El punto principal de una reunión es estar vestidos de sacerdotes, o sea, expresar a Dios para emitir la luz divina. Aquello que el Señor nos ha entregado en nuestra comunión con Él debe ser expresado y compartido, como la luz que brilla en nosotros, que es Cristo iluminando, para que otros sean iluminados. Nuestra luz en Cristo es la luz que ascenderá en la reunión. Si esta luz asciende y algo de Cristo es ministrado a otros hay edificación. Esta sería una reunión apropiada. Sería una reunión de luz, donde Dios brilla, en Cristo como el Espíritu (ver Éxodo 27:21, nota 1). ¿Hay luz? Esa es la manera. ¿No hay luz? Definitivamente esa no es la manera.
Enfatizamos, cuando los creyentes, antes de la reunión vamos -o permanecemos- al Señor, lo contactamos en nuestro espíritu, permanecemos en el fluir de Su comunión divina y lo disfrutamos de una manera auténtica, entonces Dios podrá llenarnos consigo mismo hasta rebosar en nosotros. Este rebosar son nuestras vestiduras sacerdotales. Sólo los sacerdotes podía hacer arder las lámparas.
Cuando tenemos comunión con Él en Su Palabra y Él se infunde en nosotros, Su Palabra será abierta y lo comeremos. ¡Esto sería una lectura y estudio lleno de Cristo, lleno de luz, donde veremos, entenderemos y seremos capaces de ser constituidos gradualmente de Él! Entonces seremos sacerdotes que prendan las lámparas. La expresión de todas las riquezas de Dios serán impartidas en nuestro ser. No se trata de pensar cómo debe ser la reunión, sino de aprehender al Cristo que está en nuestro Espíritu como el aceite divino (otro aceite no sería apropiado) para brillar con la luz divina (otra luz no sería válida).
Cuando brillamos, Dios mismo es nuestra expresión. La reunión apropiada es aquella donde la luz de Dios asciende y los sacerdotes -nosotros- la mantenemos continuamente encendida en el Lugar Santo. No importa si somos jóvenes e inexperto o mayores y experimentados, el principio sigue siendo el mismo: La reunión apropiada es aquella donde la luz es Dios mismo, expresado por los sacerdotes santos. ¡Cuánto necesitamos aquellos que hacen arder las lámparas en las reuniones! ¡Cuánto necesitamos brillar y hacer brillar a otros!

La forma y el contenido

¿Cuál es la manera apropiada para reunirnos? No se trata de la forma, más bien de contenido. No es acerca de lo exterior sino de lo interior. Si venimos a las reuniones y hacemos todo correctamente -alabamos, oramos, proclamamos, hablamos y cantamos- y no hay luz, entonces no nos estamos reuniendo de manera apropiada. Si venimos a la reunión y sólo tenemos nuestra opinión y nuestra sicología, entonces sólo habrá luz natural. No estaríamos reuniendo de manera apropiada. Si lo que expresamos no es la luz divina (Dios como nuestra expresión), por el aceite apropiado (el Espíritu en nuestro espíritu), entonces la reunión es inapropiado. Cualquier hermano puede hablar, cantar o proclamar en la reunión y emitir luz. Podemos hacerlo nosotros y estar en tinieblas.
Recuerdo 2Ti 4:3 donde se habla de la «sana enseñanza» («sana doctrina» en algunas versiones). Este término es usualmente interpretado hoy como la enseñanza que es correcta en forma y que aparece en la Biblia. Si aplicamos este tipo de entendimiento, entonces lo contrario será lo que es técnicamente incorrecto y/o que no está presente en la Biblia. Este tipo de pensamiento es natural. Igual que el tipo de pensamiento que establece que las reuniones apropiadas son la que siguen cierto orden externo. No debemos tener este tipo de entendimiento superficial.
El término «sana», que también encontramos en 2 Ti 4:3; Tit 1:9; 2:1; 1 Ti 6:3; 2 Ti 1:13; Tit 2:8; 1:13; 2:2, implica la vida (la vida divina), no las formas. La sana enseñanza de los apóstoles equivale al evangelio de la gloria de Dios. Esta sana enseñanza, que es el evangelio de la gloria de Dios, el evangelio del Dios en nosotros, expresado por nosotros, ministra Cristo a otros como suministro de vida. Nuestra gran necesidad es ver; ver que la sana enseñanza según la Palabra pura de la Biblia, no según nuestro entendimiento natural, es aquella que proviene de la gloria de Dios, es decir, Dios expresado en nosotros, que ministra Dios a los demás.
No es sana ninguna enseñanza que distraiga a las personas del centro y de la meta de la economía neotestamentaria de Dios. Dicho de otro modo, cualquier enseñanza, correcta o incorrecta en las formas, que resulte de la gloria de Dios para ministrar Dios a otros, es sana e introduce a las personas en Cristo como centro y meta de la economía de Dios. «Sana» denota la vida siendo expresada por nosotros, no lo correcto o incorrecto formalmente. De igual modo opera con las reuniones, aquella donde se hacen arder las lámparas es apropiada. Lo correcto depende de la expresión de Dios y la realidad de Dios no de ningún concepto o forma. ¡Necesitamos ser purificados para hacer arder las lámparas en la reuniones, para ser los sacerdotes que se reúnen en el Tabernáculo de Dios, en el lugar santo, en santidad, con la luz divina!

Melquisedec

Cuando esto hacemos tendremos algo para entregar, compartir e impartir en otros, a la manera de ministrar Cristo, ministrar realidad, a otros. Aquí estaremos en una posición real, como sacerdotes reales que somos (1P 2:5,9). Recordemos a Abraham, cuando regresaba como guerrero victorioso y se encontró con Melquisedec, que le salió al encuentro. Moisés venía con todo el peso de la victoria y el botín de guerra. Él venía de obedecer a Dios, seguir a Dios y en una posición vencedora. No obstante el sacerdote del Altísimo, rey de Salem, le suministró con comida y bebida. Melquisedec no ofreció un sacrificio por los pecados de Abram, sino que siendo un brillante y victorioso guerrero, le proporcionó sustento. Melquisedec le dio de comer y de beber.
Aquí no se trata de alguien que ofrece sacrificios por un pobre pecador, sino de un Rey-Sacerdote -tipo de Cristo y modelo nuestro- que ofrece a un hombre victorioso su porción para Su satisfacción. Yo siempre pienso que Abram traía un botín con todas las riquezas, pero Melquisedec le dio comida. Cuando venimos a la reunión, debemos ser el sacerdocio real -me refiero al conjunto de sacerdotes- en funciones, ofreciendo a Cristo como nuestra comida y bebida a otros, y recibiendo de ellos Cristo, como comida y bebida celestiales, para la satisfacción de Dios y de nosotros. Esa es una reunión apropiada. ¡Cuánta luz! ¡Cuánta gloria! ¡Cuánto alimento! ¡Cuán rico y abundante el fluir de la vida divina, como el río de agua de vida que proviene del Trono de Dios y del Cordero para regarnos, alimentarnos, desvelarnos, impartirnos una visión, nos introduce en la alabanza, en el hablar de Dios, en la luz de la vida, la luz divina que asciende hasta Dios, aún nos arrastra como torrente! ¡Se imagina usted algo más excelente que esto? ¿Cree usted que en esa realidad alguien se preocupe del color de los calcetines de otros o de cuántas hebras tiene la corbata de quien está sentado a su lado.
Simplemente, la reunión apropiada es aquella que está llena de Cristo, como la vida divina en nosotros, que nos satura, y que brilla para ascender a Dios.
_____________________________
Ref:
  • La palabra santa para el avivamiento matutino», titulado “El recobro del sacerdocio con miras al edificio de Dios”, semana 4, “Hacer arder las lámparas y quemar el incienso”
  • Estudio-vida de Éxodo, págs 1278-1280, 1268-1269; mensajes 114-115