Revelación cuádruple de la economía de Dios con respecto a la iglesia en 1 Timoteo 3

Muchos cristianos, cuando se les pregunta acerca del tercer capítulo de la primera epístola a Timoteo dicen que…

«Es un capítulo que trata de las características de los ancianos, los que vigilan en la iglesia, o que es sobre la moralidad de los líderes, o que contiene disposiciones eclesiales, requisitos sacerdotales…»

En cierta medida y cada una de las descripciones, en sus contextos, es cierta, pero no tocan el corazón de la revelación de Dios en esta epístola y en este capítulo. En 1 Timoteo 3 se revela la economía de Dios en cuatro frases «Grande es el misterio de la piedad»; «Dios fue manifestado en la carne»; «la iglesia es la casa del Dios viviente» y «la iglesia es columna y fundamento de la verdad». Aquí vemos la función de la iglesia, ser casa del Dios viviente, y ser columna y fundamento de la verdad.

La iglesia es la casa de Dios. «Casa» se refiere a familia. Casa y familia aquí son lo mismo. La familia de Dios es la casa de Dios. Dios tiene Su casa en la asamblea de los creyentes (Ef 2:19; He 3:6). La realidad de que esta casa es la morada, la habitación de Dios está en nuestro espíritu (Ef 2:22). Tenemos que ejercitar nuestro espíritu para aumentar nuestra capacidad de ir a y permanecer en nuestro espíritu, vivir en él, actuar en él y por él, para que en esta casa, Dios sea manifestado como el Dios viviente.

Hemos de ver que Dios es un Dios viviente. No es una abstracción mental, no es el resultado de una derivación filosófica. No es el Dios tradicional, del cual sabemos por lejanas historias en el Antiguo Testamento. Dios es un Dios viviente y subjetivo. Hemos de tocarlo, contactarlo, experimentarlo y conocerlo en nuestro espíritu para que pueda manifestarse. El Dios morador, de Quien somos familia y habitación, habita en nosotros, quiere manifestarse en nosotros. La familia de Dios, Su casa, es viviente en el Dios viviente, y es viviente porque Él lo es. ¡Aleluya! ¡Proclamemos esto con alegría, triunfalmente! ¡Somos vivientes porque el Dios viviente vive en nosotros! ¡Soy verdaderamente viviente porque el Dios viviente vive en mí! ¡Alabado sea el Señor!

Cuando disfrutamos al Dios viviente en nosotros, Él se manifiesta en nosotros. Cuando la iglesia disfruta y experimenta al Dios viviente, Dios se manifiesta en la iglesia. Por ello, la iglesia es la manifestación del Dios viviente. La iglesia es la manifestación del Dios viviente en la carne. Somos la manifestación del Dios viviente en la carne. Somos la manifestación del Dios viviente no por causa de nuestra carne sino a pesar de ella. ¡Dios se ha manifestado en la carne! Cuando proclamamos esto, estamos anunciando algo acerca de nosotros mismos también». ¡Esto es maravilloso! El hombre en Dios y Dios en el hombre es la maravilla más grande del universo.

La casa de Dios, la iglesia, es columna y fundamento de la verdad. Con esta metáfora se muestra que, como columna sostiene el edificio de Dios, donde habita Dios, y como fundamento, sostiene las columnas. Todo edificio se sostiene sobre un buen fundamento y con fuertes columnas. La verdad, la realidad del Dios Triuno hoy, es sostenida por la iglesia, donde está la realidad del Dios Triuno. Dios yace en Su casa, la iglesia. Esta es la manifestación de Dios en la carne, por ello es columna y fundamento de la verdad. La verdad se sostiene, se valida y es constatable en la realidad de la iglesia. Aquí verdad se refiere a todas las cosas verdaderas acerca de Cristo y la iglesia reveladas en el Nuevo Testamento, según la economía neotestamentaria de Dios. ¡Amén!

El misterio de la piedad: Vivir a Dios como vida en la iglesia

El capítulo tres de 1 Timoteo comienza con las disposiciones prácticas con respecto a los que vigilan sobre los santos y las iglesias, los hermanos que toman la delantera en la oración, la enseñanza y la administración en las iglesias. Todo cuanto aparece en los primeros 14 versículos está sustentado, explicado y fundamentado en los últimos dos versículos (1 Ti 3:15-16).

Nos tendría ningún sentido el comienzo del capítulo sin el segundo. Sin los versículos 15 y 16 el capítulo estaría no sólo incompleto sino vacío. Tendría el exterior pero no la esencia, la consecuencia pero no la causa, lo exterior pero no lo interior, la forma pero no el contenido.

Si no tenemos la revelación de la iglesia como casa de Dios, como columna y fundamento de la verdad y como manifestación de Dios en la carne: si no vemos que Dios habita en Su familia o que su familia son sus creyentes, entonces las disposiciones mencionadas por el apóstol carecerían de realidad y se reducirían a meras instrucciones éticas. Sin la redención Dios para nosotros por Su mucha misericordia, sin Dios en nosotros como el Espíritu que imparte vida y sin el lavamiento de la regeneración no podemos ser hechos hijos de Dios, familia de Dios. Sin Su familia donde morar, como Su habitación preciosa y única, no pudiera ser manifestada la divinidad en la humanidad. Sin la revelación grande, misteriosa, maravillosa y excelente de Dios en el hombre y el hombre en Dios, lo que leemos en los primeros catorce versículos sería vano, sólo religión. ¡Señor, danos una revelación! ¡Cuánto necesitamos que nos des una revelación!

La piedad, según el contexto es no solamente la devoción a las cosas santas, lo que es algo superficial, no por carecer de importancia sino por su carácter exterior. Es además, y de manera principal algo relacionado con la experiencia de Dios como vida.

Cuando Dios viene a vivir en la iglesia, no viene carente de lo que Él es, o sólo parte de lo que Él es. Todo Su ser viene a morar en nosotros como iglesia. Dios, con Su naturaleza, Su vida, Su autoridad, Su santidad, siendo Dios, siendo hombre… conviven en Él como parte indisoluble de lo que Él es. Así que piedad es vivir a Dios en la iglesia y como iglesia, y este es nuestro testimonio, nuestra confesión y nuestro discurso, Dios en nosotros, experimentado por nosotros, visto y conocido por nosotros, vivido por nosotros, servido por nosotros, hablado por nosotros y mostrado, expresado por nosotros. ¡Oh, Señor, cuánto te amamos! ¡Cuánto Te apreciamos y apreciamos lo que eres y haces! ¡Danos una revelación! ¡Nos abrimos y ofrecemos a Ti una vez más! ¡Revélate a nosotros para vivirte de manera auténtica y seas manifestado en nosotros para que seamos Tu manifestación apropiada. ¡Que haya entre nosotros una piedad escritural, apropiada y genuina que Te satisfaga! ¡Amén!

Referencia: Estudio-vida de 1 y 2 Timoteo, Tito y Filemón, mensaje 1